lunes, 25 de julio de 2011

Crónica Low Cost Festival 2011: SuperJueves Marino

Cuarto año que se celebra el Low Cost Festival, con un gran recinto, bien aprovechado, y con muy buena organización. No hubo ninguna cola excesiva ni en los aseos ni en las barras. Algo que todo festivalero sabe apreciar. Este año configuró un buen cartel con algunos de los grupos más punteros del panorama nacional, buenos nombres internacionales y artistas de sobrado prestigio en el mundo electrónico. Empezamos repasando lo que dio de sí el jueves.

THE PAINS OF BEING PURE AT HEART
Uno de los grupos que más ganas había de degustar el jueves, sobre todo tras su segundo trabajo, Belong, tan bien recibido por todos. Dejaron un poco templados. Les faltaron decibelios para poder enchufar al público con su último y potente disco, Belong. Y fue precisamente Belong, la encargada de abrir el directo. Una gran canción para empezar, pero si es la mejor que tienes, es demasiado pronto para gastar ese cartucho. La impresión inmediata fue: ¿¡Ya!?
Al cantante le costaba llegar al tono, aunque conforme fue pasando el tiempo fueron calentando los motores. Era entonces cuando hubiera venido bien disfrutar de Belong, ese arrebato made in Smashing Pumpkins que ha sorprendido tanto en este 2011. Al final, un concierto bastante aceptable de estos neoyorkinos, aunque aún tienen mucho margen de mejora para sonar mucho más vigorosos. En cuanto a lo que sonó, repasaron bastante parte del nuevo disco y otros temas de su debut como Young Adult Friction o Come Saturday.

LORI MEYERS
El concierto más esperado del jueves. De hecho, conforme los Pains iban acabando se iba llenando más el recinto para ver a los granaínos, cada vez se disfruta más el producto español.
Dieron el concierto más o menos previsible que vienen haciendo últimamente. Personalmente, sigo sin verles nada especial, ahora de repente son lo más. Es indiscutible el énfasis y la vitalidad que desprenden en sus directos. La gente lo percibe y responde. Les encanta ese pop alegre y altamente bailable. Después de escuchar Nuevos Tiempos, Dilema, Luces de Neón, Mi realidad, Corazón Elocuente y otro puñado más. Y llegó el momento de Alta Fidelidad. Consciente del momento de euforia general, Noni bajó a primera fila a descamisarse para acabar de desfogarse, aunque se pegó una piña al tropezarse y se cayó "por culpa de la gente", como acabó improvisando. Final feliz entre risas.

FANGORIA

Llegó el turno de ver a una de las piezas importantes del pop contemporáneo español. De ver a Alaska con Nacho Canut: Fangoria. Puede que haya a quien le guste más y quien menos, pero desde luego la impresión es que eran muchos más los del primer grupo. Asistió gente de todas las edades, ya fuera gente joven que quería ver a un dúo con tanta historia, o cuarentones con ganas de recordar los tiempos de la Movida. Y lo cierto es que todos nos lo pasamos teta. Lo más impactante es que a la gente parece que le daba igual que alternara el playback con un concierto natural de los de toda la vida. Nos congregamos todos allí a ver cómo Fangoria ponía patas arriba el escenario. Y lo cierto es que así fue.
Junto a su show de vedettes y el cansino y mediático Mario Vaquerizo al final del concierto; Alaska combinó samples de Lady Gaga, hits nuevos como Retorciendo Palabras, Miro La Vida Pasar, clásicos como No Sé Qué Me Das (la mejor), Bailando, Quiero Ser Santa... Pero el momento que todos esperaban era el de los clásicos con mayúsculas: Ni Tú Ni Nadie y A Quién Le Importa. Además esas las cantó 'a pelo'. Representó el momento de comunión entre grupo y público.
Y como puntillita final, para despedirse dejaron el clasicazo Agradecida de la eterna Lina Morgan.

SUPERSUBMARINA
Una de las propuestas que más ganas tenía de ver en directo, a ver cómo se comportaban. La verdad, fue una de las sorpresas del festival. Después del éxtasis de la gente con Lori y Fangoria, lo tenían difícil. De hecho, alguna gente emigró. Pero ellos se lo pierden. Supersubmarina tienen un directo altamente adictivo. Sus canciones conectaron con los asistentes desde el minuto 1, y esa es una de las cosas que más me sorprenden, que con sólo un larga duración y relativo poco tiempo en el ruedo, la gente se las sabía todas, estaba muy reciptivo. Y los que no los conocían mucho, lo acabaron siendo.
Sonaron Kevin McCallister, Cientocero, Eléctrico, Ana, Cientocero... En directo suenan más rockeros que lo que a simlpe vista puede parecer en el disco de estudio. Es más, algunos acordes guitarreros recordaban a los Hives.
Los momentos del concierto fueron la emotivísima LN Granada y por supuesto XXI, con todo el mundo con los puños arriba. Con ese tema tan reivindicativo, aquello parecía una oda al 15M. La verdad y como conclusión, aquí hay madera de grupazo. Salvando las distancias y aunque tienen su personalidad marcada, recuerdan a Vetusta, por letra y música. Podría ser otro grupo generacional. Uno de los conciertos del festival.

LOO & PLACIDO
Para cerrar, tocó probar a este dúo de franceses. Y la verdad, la experiencia fue bastante bien. Dieron muestras de lo que es un dj. En los platos, su técnica recuerda mucho a la de los 2Many, haciendo buenas mezclas en poco tiempo, incluso embutiendo tres temas diferentes a la vez. Fue lo que hicieron con Beat It de Michael Jackson, Barbara Streisand de Duck Sauce y un poquito de Aoki.
Su sesión fue bastante contundente, con un rollo electro house sucio pero no molesto, pues iban metiendo temas como Knights Of Cydonia de Muse, el remix de Kids de Soulwax, Harder Better Faster Stronger de Daft Punk... Siempre jugando con los subidones, pero no de una forma repetitiva y aborrecible.
La única pega, que utilizaban bastantes veces los mismos sonidos para hacer transiciones a otro género dentro del set.

2 comentarios:

Mapachecola dijo...

Con lo que he leido me alivia saber que Supersubmarina son buenos en directo, que tengo muchas ganas de verlos en el Arenal! Y por cierto, ya te lo dije por twitter, pero al menos POBPAH no se largaron casi media hora antes....por cierto, al final vas al Arenal?

Pablo S dijo...

Pues sí que son buenos sí, me sorprendieron bastante, porque no iba con ningún tipo de predisposición fanboy. No POBPAH no se fueron antes de tiempo, pero tampoco creo que a la gente le hubiera importado, la verdad. Y sí, sí que voy al Arenal salvo imprevisto.