miércoles, 27 de julio de 2011

Crónica Low Cost Festival 2011 Viernes: Lo que les hace grandes

Turno hoy de repasar las actuaciones del viernes en el Low Cost, con una completa combinación de cabezas de cartel, electrónicos y españoles.

VETUSTA MORLA
Uno de los llenazos del festival. El grupo que la gran mayoría no quería perderse el viernes; y así fue que estaba hasta la bandera. Desde Un Día en el Mundo, hace ya cuatro años, Vetusta Morla ha ido creciendo exponencialmente, a la misma vez que sus fans. Han ido mejorando sus directos, sobre todo en actitud. Ya son una banda grande, que allá por donde pasa deja un excelente sabor de boca. Y eso, como no podía ser de otra forma, es lo que pasó en el Low Cost. Desprendían la actitud de una banda de estadio, con ese aura de grandeza acompañada del público, que se lo sabía todo. Desde luego, uno de los conciertos que muchos guardará(remos)n en la retina.
Copenhage, Un Día en el Mundo, Sálvese Quien Pueda, Valiente... Sonaron los ya clásicos de su debut, aunque la que brilló con luz especial y que fue probablemente la más emotiva, fue Saharabbey Road. De Mapas sonaron Lo Que Te Hace Grande, Los Días Raros, Maldita Dulzura, Boca en la Tierra... Y por supuesto, el Hombre del Saco, donde sustituyeron "dictador" por "President", por el tema de Camps.
Se fueron con La Cuadratura del Círculo, para acabar de cuadrar su redonda actuación.

CATPEOPLE
Los mayores problemas que se crean en los festivales no son las colas, ni la carestía de la bebida. No. Son los solapes. Y como te interesen bastante dos bandas que tocan en el mismo periodo de tiempo... malo. Eso fue lo que pasó con Catpeople, aunque al menos pudimos llegar a tiempo para ver el final. La verdad, no sé cómo respondió la gente a su último disco y cómo sonó este, lo que sí sé es que la gente responde perfectamente a su faceta más postpunk. Sister fue una de las más aclamadas, y no es para menos, es uno de los buques insignia de su discografía. Quedan como pendientes para una próxima vez, pero desde luego cumplen las expectativas en directo, por lo que vimos.

CRYSTAL CASTLES
Una de las grandes noticias, recuperamos a Crystal Castles. Tras las actuaciones desastrosas del DCode y el BBK, en las que Alice Glass rozó el ridículo, esta vez volvieron a su mejor forma. Sonaron contundentes, pero sin llegar a retumbar, lo que en los otros dos festivales llegó a ser incluso molesto. Abrieron con Fainting Spells, como vienen haciendo últimamente. Y en el momento de explotar, sonó bien. Buena señal. A partir de ahí, ya se desató la bomba que suponen unos Crystal Castles engrasados en directo. Alice Glass hizo estuvo lúcida, con menos idas de olla de las habituales. Se reflejó en el buen directo que dieron. Sonaron delicias como Suffocation, Celestica, Baptism, Year Of Silence, los sonidos de 8 bits de Air War...
A pesar de todo, se sigue echando de menos que no tocaran Empathy y que el frenetismo de Doe Deer se lo siguen reservando. No obstante, de lo mejor de la noche. Y del festival.

EROL ALKAN
Siempre es un placer ver pinchar al londinense. Sus sesiones son inconfundibles con ese sonido electrizante que les imprime. Tuvo la 'mala suerte' de tener que pinchar después de una buena tunda electrónica, lo que hizo que, aunque aún hubiera valientes, no eran tantos como los que había antes. Pero eso no importa, sus sets se disfrutan igual. Ese sonido eléctrico con sus mezclas y su buen gusto le hacen siempre una parada obligatoria en el festival al que vaya. Pinchó temas como el Gold de Mumbai Science, aunque los momentos de mayor locura llegan cuando sueltan sus alkanazos, esos que creó junto a otro ilustre como Boys Noize. Hablamos de Waves y Lemonade. Fiesta asegurada.

2 comentarios:

Daniel Perucho dijo...

A Erol Alkan yo lo vi flojo. Sus temas son muy buenos pero en algunas transiciones fue realmente decepcionante. Incluso un par de veces renegó con la cabeza, el sabía que la estaba liando.

Pablo S dijo...

La verdad, no lo vi entero por aquello de que la gente con la que vas se separa y estás un rato buscando. Coincido en que no fue una actuación brillante como lo fue por ejemplo en la del Creamfields de 2010. Pero bueno, al menos cuando suenan sus alkanazos lo disfrutas.