martes, 10 de mayo de 2011

CRÓNICA SOS4.8: VIERNES

Por fin llegó el momento que muchos esperábamos. El primer festival del año; una de las citas que se puede decir que se ha convertido en obligatoria, al menos para los que vivimos cerca de Murcia: el SOS 4.8
Así que vamos al meollo de la cuestión, a ver qué tal se portaron los grupos que vi. Lo primero, nombrar que el viernes me perdí a uno de los principales que quería ver, Triángulo de Amor Bizarro. Y por lo que he leído, le metieron bastante caña. Una pena.

Cosas incomprensibles que pasan en los festivales, te sales a beber, vas al aseo, te encuentras con unos colegas... pasan los minutos y cuando te das cuenta te has pasado de hora. Y eso fue lo que me pasó con el francés. No lo vi entero, pero me bastó para comprobar lo bueno que es.

YANN TIERSEN: Magistral. Una oportunidad única de ver una propuesta así en el SOS, una oportunidad para ver a uno de los virtuosos de nuestro tiempo, que se lleva igual de bien con violines que con guitarras. Al principio tenía miedo de ir a verle, porque lo mismo te toca la parte de músico bohemio delicado francés que la parte más épica y rockera. Al final supo encontrar el equilibrio. No se está hablando mucho de él, y creo que debería ser uno de los nombres mayúsculos que aconteció en el SOS. Y más si te cierra con una canción tan tremenda como Palestine, tema que se incluye en su último trabajo Dust Lane.

Después del francés le tocaba el turno al grupo español que más sensación ha causado desde 2008. Obviamente, hablo de

VETUSTA MORLA: Un directo corto, apenas una hora, pero intenso. Al menos para los que allí nos congregamos. En cuanto a grupos, creo que para mí fue lo mejor del viernes. Es cierto que no sonaron a la perfección, también por el pésimo sonido del escenario principal, y se nota que aún tienen que ponerse en marcha. Pero desde luego, fue un conciertazo. Empezaron con esa gran canción que abre Mapas, Los Días Raros, un tema marca de la casa. A la tercera cayó En El Río, el tema de adelanto del disco. Y después de hacer una introducción mapera, empezaron a soltar los clásicos. Poco tardó en caer Valiente. Después fueron alternando temas del nuevo trabajo como Maldita Dulzura o Boca En La Tierra. Pero claro, los clásicos son diferentes, y la gente se volvió loca con Copenhague , Sálvese Quien Pueda o La Cuadratura del Círculo. Desde luego para mí, lo mejor el final, donde tocaron Rey Sol, una de mis preferidas, y cerraron con El Hombre Del Saco. Demostraron por qué son, le pese a quien le pese, EL GRUPO español. Al menos en estos momentos. En mi vida había visto a tanta gente corear de una forma tan fiel las canciones de una banda nacional. La gente no terminó de enganchar con las canciones nuevas, pero es normal. Es la novedad, y aún no se han aprendido las letras. Quizá tampoco conecten tanto con el nuevo disco, pero gana con las escuchas y tiene más matices, gran producción. Obviamente, el debut se lo sabían (sabíamos) al dedillo.

Después de ver un poquete de rock, llegaba la hora de la electrónica, género en el que hubo bastante abundancia este año. El primero por el que pasamos fue

TRENTEMOLLER: La verdad que no sé bien qué esperaba más de este tipo, pues tiene un repertorio variado y todos los premios habidos y por haber en Beatport. No me quedé el concierto entero porque había que reponer fuerzas para lo de después (ay lo de después!). Dio un concierto emotivo, con dosis de techno ambiental, aunque desde luego, me fui antes de tiempo. Me perdí el momento de botar, de disfrutar del tema que más me gusta. Sí, ése, el delirante Silver Surfer And Ghost Rider Go.

Se acercaban las 2 de la mañana y ya sabíamos qué significaba eso. La hora de morir. La hora de aguantar -en el sentido físico de la palabra- a los

THE BLOODY BEETROOTS DEATH CREAW 77: Una salvajada. Es la tercera vez que los veo, y empiezo a pensar que nunca me cansaré de verlos. Lo de estos italianos no tiene nombre, menuda bestialidad se marcaron. Ya quisieran muchos grupos tener a ese batería.
De las tres que los he visto, desde luego fue la más destructiva -en el más amplio sentido de la palabra-. Y más si el colega con el que vas es un insensato que se quiere meter en el centro de todo, ahí donde se bota y se pegan hostias. Nos tuvimos que salir porque temimos por perder nuestro calzado. Y no es coña, hubo un momento en el que botaba con el zapato en la mano. Los Bloody esta vez empezaron tranquilitos, con uno de sus mejores temas FFA 1985. El problema está cuando quieren que mueras y te tocan Warp 1.9 o Cornelius. Casi nada. Al final del vídeo de Warp se oye a una chavala diciendo "me he hecho daño". Normal, para no hacértelo maja. Propongo crear unas camisetas que sean "yo sobreviví a los Bloody Beetroots en el SOS 2011". Lo he dicho muchas veces y no me canso, los Rage Against The Machine de la electrónica. El tipo debe dejarse las cuerdas vocales en su papel de Zack De La Rocha. Para mí lo mejor del viernes, y probablemente de todo el festival. No paraban de meter caña, subidones y bombas. Imposible descansar.



Y para amantes del masoquismo, como era obligatorio para cumplir la romería salvajista, tocaba ir a ver al chinorris Steve Aoki (después de un pequeño descanso, por favor).

STEVE AOKI: Un simpático chino que no es consciente de que vienes de ver a los Bloody y quiere acabar contigo. Como cualquier humano que no hubiera "hecho trampa", me fui antes de que cerrara. Pero estuvo lo suficiente como para rebentarme más todavía. Otra sesión de electro demoledora, aunque no tanto. Puso temas para no fallar, como el siempre eficiente Washing Up de Thomas Andersson (remix de Tiga), su remix propio para Kid Cudi, Pursuit Happiness, con ese sonido sucio que se lleva ahora, tan típico de Dada Life o ese tema a quemarropa como es Pacha On Acid de Afrojack. Una sesión que seguro nadie olvidó. Y al final se fue con esta barbaridad que no pude ver (ya era hora de hacer nono).

También nos pasamos un rato por Amable, pero no gustaba lo que estaba pinchando en esos momentos, no eran los clásicos a los que acostumbra (al menos en ese momento), así que otra vez al chinorris. Y así acabó mi viernes del SOS 4.8

MAÑANA LA CRÓNICA DEL SÁBADO!!

10 comentarios:

Juan Luis Estrada dijo...

Estaba esperando a que publicases la crónica. Al final no pude ir, pero bueno, mi principal motivo era Vetusta Morla. Si te digo la verdad, el disco nuevo no me acaba de enganchar, es demasiado tranquilito para lo que acostumbraban a hacer. Supongo que será falta de costumbre, y como tú dices, mejora con las escuchas. Veremos...

Pillo sitio a la espera de la crónica de mañana. Good job!

Pablo S dijo...

Hey! Tú por estos sitios... Hombre si quieres ver a Vetusta también puedes ir al Low Cost, además seguro que ya estarán más engrasados.
No creo que sea tranquilito, aunque eso es la percecpión de cada uno, creo que la primera mitad es muy buena! Cuesta un poco, pero poco a poco te irás haciendo a él...

David Hidalgo dijo...

Yo aguante todo el concierto de los Bloody, bestiales! Te ha faltado comentar la cantidad ingente de personas que iban de un lado para el otro diciendo "Has visto una cartera?", "Has visto un móvil?" xDD todo mientras sonaba WARP y intentabas salvar la vida xD BRUTAL!

Pablo S dijo...

Si es una de las frases que se podían oír... "Me he hecho un esguince", "tengo una brecha en la cabeza", desprendimientos de retina... Ya sabes, lo normal en los Bloody. Vaya unos salvajes!!

Anónimo dijo...

Tienes una suerte... el propio Cornelius Rifo te a publicado ésta entrada en su twitter :D

Pablo S dijo...

Pues sí, sorprendente! Aunque hay que currárselo, pero para eso sirve el bendito twitter!!

mariobr0s dijo...

Perderse a TAB no tiene perdón! ;)

Wymelev dijo...

Buenas! por fin me animo a comentar por aqui tambien.El SOS es un festival al que le tengo muchas ganas, cada año mejor cartel y mejor montado parece.Tengo pendientes a los Bloody desde hace tanto, y todo son buenas referencias...
Saludos!

Pablo S dijo...

Hombre Wymelev! La verdad es que me sorprende que un electrónico como tú no haya visto a los Bloody, no hace falta que te diga que tienes que verlo... Son unos bestias. Y el SOS, sobre todo, en electrónica siempre lleva buena materia.
1saludo, te espero por aquí

Wymelev dijo...

Pues si Pablo, el Romborama me pareció un gran debut pero siempre que he querido verlos ha pasado algo que me lo ha impedido. En cuanto pueda me escapo al SOS, saludos!