viernes, 1 de octubre de 2010

The National. Poderío, elegancia, sentimiento

Un grupo de esos que han conquistado a muchos esta década sin crear mucho revuelo. Las razones no son pocas, The National llevan cinco discos demostrando por qué es uno de los grupos más serios de los últimos años.

Han pasado ya 9 años desde que estos tipos de Cincinnati sacaran su primer álbum, "The National", y pese al tiempo y a los cinco discos que ya llevan, su propuesta sigue siendo la misma. Toda una década haciendo gala de un rock elegante y poderoso a la vez. Queda muy bien esto, pero uno lo comprueba cuando escucha obras tales como "Alligator" de 2005. La razón de esta entrada es que habían sacado nuevo disco este año, sí (High Violet), eso lo sabemos todos. Pero saldrá en noviembre una reedición con caras b y versiones en directo. Está claro que es extraño que saquen una revisión del disco meses después de editar este, pero si viene de las manos de The National no pasa nada.

High Violet, uno de los trabajos del año sin duda, otro buen trabajo de estos tipos que no acaban de despegar. Despegar en el sentido de ser más mediáticos, de sacar un disco que los consagre para lo que no los conocen.
De todas formas, yo sigo pensando que su mejor disco es el "Alligator", de 2005. Es un disco más variado que el nuevo High Violet, que sigue siendo visceral y a veces dramático, pero en cambio tiene menos momentos de "épica".

Lo que no cambia es la voz de Matt Berninger. Muchas veces hablamos de la grandeza de la voz de Chris Cornell, Eddie Vedder o Zack de la Rocha, pero la realidad es que el vocalista de este maravilloso grupo es especial; es una voz potente que puede sonar más íntima y a veces más quebrada, pero siempre solemne. La verdad que la voz del vocalista principal le suma muchos puntos a la banda, es como la voz de la verdad, una voz profunda que se mete en tu cerebro y que te obliga a pensar que no es un grupo cualquiera.

The National recuerda a Editors, que tienen tres discos y son más conocidos. Bueno, mejor dicho, Editors recuerda a The National, sobre todo en la parte vocal. Pero la diferencia con estos cincinnateros es que con su disco debut ya sonaba a grupo maduro, rodado: a clásico. Probablemente en un futuro se reconozca su música y se diga "Qué bueno era The National". Ojalá no se tarde en decirlo.





1 comentarios:

tan hijo del caos dijo...

Ya escuché la mitad de su último disco,molan bastante, me recuerdan a Beach House