domingo, 21 de noviembre de 2010

La flamenquitis de España

Hace unos días que el flamenco ha sido declarado Patrimonio Inmaterial. ¿Y? Pues que hace apenas unas semanas empecé a interesarme por este género, algo impensable si miro por el retrovisor, hace apenas un año. Supongo que es así como uno aprende más de música, quitándose de encima los prejuicios e intentando respetar todo lo que se pueda considerar arte.

Primero hay que empezar porque hay que sentirse orgulloso de que un género de música originario de España sea declarado como patrimonio intangible. El flamenco nació en el siglo XVIII en Andalucía de mano de los gitanos. Lo podemos equiparar con el jazz en Estados Unidos con los negros, en ambos casos, la música de los marginados. Pero como es típico de España, país de garrulos donde reina la vagancia y la educación es una puta mierda, alabamos más lo de fuera que lo propio. ¿Muestra de ello? No hay más que meterse en 20 minutos y ver la cantidad de subnormales y analfabetos racistas que comentan, a veces llega a ser preocupante.

Es probable que la mayoría de los que dicen "eso es una puta mierda" ni siquiera lo hayan escuchado. Es más, es bastante probable que algunos de los que escriben eso vayan por la calle escuchando en el móvil a to pijo cualquier basura reggetoniana. Igual esto no es probable, ya que dudo de que una persona que escuche esto tenga la inteligencia suficiente para registrarse en un periódico digital. Seguramente habrá algún o alguna defensora a ultranza de Lady Gaga y Rihanna que se conforma con lo que la tele y los 40 le ofrecen. Otros muchos serán gafapastosos con camisas a cuadros de Pull & Bear y pantalones cagados que se creen en la onda porque escuchan Coldplay o Arctic Monkeys y lo más cerca que han estado de un festival ha sido la fiesta de fin de curso de su colegio. Ir a un festival tampoco otorga credibilidad, cada vez más la gente va por moda, sin saber qué es lo que va a oír. Es curioso cómo vestir un tipo de ropa configura más o menos la poca personalidad que uno pueda tener.

Pero me estoy yendo por las ramas. Los que quizá se metan con el flamenco porque sí y escuchan música aceptable es quizá los únicos con los que merezca la pena discutir. Resumiendo, alguien que tenga cultura. Te puedes meter con la forma de cantar de algunos gitanos en el flamenco, claro, no a todos gusta. Pero seguramente se meten más por el simple hecho de ser gitanos. ¿Por qué no se meten con el cantante de Manos de Topo? Quizá pegarle un tiro ayudaría a paliar su sufrimiento, ya que canta sollozando. El vocalista flamenco canta 40.000 veces con más sentimiento que con el que cantan los fantoches de Dani Martín, Leiva de Pereza o cualquier líder de un grupo que escuche cualquier detractor del flamenco. Porque este género es totalmente visceral. También se puede meter uno con las letras, pues claro. Algunas letras son simples, otras no; otras hablan de la vida de Andalucía, de historias mundanas que son las que configuran en su mayoría canciones de folk. El apartado de las letras también es curioso, porque mientras en España grupos como Barón Rojo, Leño, Reincidentes, Barricada etc. hablaban de la esclavitud de la sociedad y de liberarse contra el poder opresor, Aerosmith y Bon Jovi (por ejemplo) hablan en letras ñoñas de que sus pobres corazoncitos están dolidos porque les ha dejado la novia. Este es un ejemplo de que siempre se tiende más a valorar lo extranjero que lo nacional, unas veces porque interesa para poder meterse con lo patrio; pero la realidad y más triste, es que se hace por ignorancia.

Y vamos con los que se meten con la música en sí, el flamenco es arte en estado puro, sentimiento traducido a música. Por ejemplo, supongo que a todos nos encanta el característico sonido de la guitarra española. Pues bien, cuando más puro y bonito suena este es cuando las cuerdas son masturbadas por las manos de gente de respeto mundial como Paco de Lucía. Creo que meterse con esto ya es ignorancia pura, te puede gustar o no, pero la calidad es objetiva.

Además, en España podemos presumir de que aquí hemos tenido flamenco rock, con grupos tan grandes como Triana o Smash, que supieron combinar con maestría sus raíces andaluzas combinadas con el rock progresivo que venía de fuera. Hay veces que escuchas algunas de Triana, y realmente en algunos momentos puedes recordar a los Doors. Lo único que hay que hacer es darle la oportunidad. Incluso el odiado y querido a partes iguales Camarón, experimentó con el rock en La Leyenda del Tiempo. Eso de combinar con guitarras eléctricas le sentó mal hasta a la comunidad gitana. Toda esta gente supo evolucionar y crear cultura. Una cultura que muchos hoy no saben reconocer.
Incluso los jipis guiris venían en época de dictadura a Sevilla a aprender a tocar la guitarra española. Las bases militares americanas que había en Andalucía significaron un gran tráfico de cds que propició que los españoles nos enteráramos de lo que estaba pasando ahí fuera y coger influencias para ese flamenco rock.

Claro que a mí no me gusta todo el flamenco (Medina Ahazara, Ketama...), igual que no me gusta todo el rock. A veces me gusta el flamenco más "puro" con cantaoras y guitarras y a veces no, pero lo respeto, porque lo considero importante dentro de la historia de la música española y una parte de nuestra cultura. Lo que sí me fascina es esa simbiosis que se crea entre Lagartija Nick y Morente, entre Camarón y Paco de Lucía, o la combinación de guitarra eléctrica y española de Triana.

A modo de conclusión, hay que quitarse de encima los prejuicios y criticar con argumentos, no hay nada peor que decir "eso es una mierda", sin haberlo escuchado o sin poder razonarlo. Esta soberana parrafada a las tantas de la noche, proviene de lo altamente indignado que me he sentido al leer algunos comentarios racistas o ignorantes del artículo de 20 minutos.

¿Es que preferís escuchar la patochadas de Maroon 5 antes que Kiko Veneno?

4 comentarios:

sαkurα dijo...

¿Quién lo iba a decir? En un post de Pablo se habla del flamenco, ¡y bien! Me alegro que estés ampliando tus límites musicales y que no te molen esos prejuicios que van ligados al flamenco, aunque he de decirte que todos los que hacen/difunden este género no son gitanos. Ya sé que no dices que todos lo sean, pero es que parece que los únicos que mantienen la esencia del flamenco son ellos y no es así.
Ah! Buena referencia la de La leyenda del tiempo :)

Pablo S dijo...

Hombre de eso se trata, de ampliar los gustos musicales y de quitarnos los prejuicios. Con el blog no sólo pretendo enseñar cosas que creo que puedan interesar, sino que la gente escriba aquí y me ilustre (como haces tú ahora) o que inicie un debate.

Por supuesto que no solo me refiero a los gitanos, no lo he puesto porque creo que es obvio que no sólo son ellos los que han contribuido a desarrollar por ejemplo esa faceta de flamenco rock. Pero sí es con ellos con quien más arroja la gente sus comentarios racistas.

B-Face dijo...

Odio eterno al Flamenkitoh! (que no al flamenco) Te ha faltado hablar del flamenco-chill de Chambao. Imprescindible su primer disco

Pablo S dijo...

Al Flamenkitoh por supuesto, hay alguna gente bastante sacrificable xDD
No he nombrado lo de flamenco-chill porque tampoco lo he escuchado, y cuando investigando vi que también había algo de "flamenco house" me sonó a chiste. Le echaré un ojo a eso.