sábado, 31 de julio de 2010

Electrónica fina

De nuevo vuelvo a actualizar. Tenía mono de escribir, después de estar 3 semanas en Escocia y comprar discos a mansalva, comer mierda, salir de lunes a lunes y bañarme en el Lago Ness (entre muchas otras cosas).

Tenía pendiente escribir de electrónica, pero no es la típica de chumba chumba o de subidones en festivales. Así que los que sois reacios a esto podéis seguir leyendo. La entrada de hoy va dedicada a dos tipos que he descubierto hace relativamente poco tiempo. Los dos me han sorprendido de sobremanera, lo mejor me lo dejo para el final.

El primero de ellos es CARIBOU.
Es un tipo nacido en Canadá. Que por cierto, cómo está Canada, está lleno de artistazos como la copa de un pino de Guardamar del Segura.
Directamente al grano, Caribou (aka Manitoba), se dedica a hacer electrónica psicodélica con sonidos exquisitos para el oído. La primera canción que oí fue Odessa, el primer single de su último disco -de este año-, Swim. Me pareció una canción curiosa, con un sonido delirante que me llamó la atención.

Lo dejé pasar y un buen día decidí escuchar el disco, y vaya discazo macho! Uno de los discos electrónicos de este año sin lugar a dudas, y a falta aún de medio año.
Es del mismo palo de Four Tet. Es el típico músico que tienes que oír acostado y con auriculares, para disfrutar mejor de los detalles. Tiente temas como Kaili que te atrapan por momentos con todos los arreglos que posee. No faltan bases pegadizas como en Found Out. Quizá a mí la que más me impacta es Bowls, una canción muy oscura que va en aumento, como si alguien te estuviera pisando los talones. Podría servir para alguna escena de persecuciones en un laberinto (gilipoyez). También encontramos temas para disfrutar y que dan buen rollo, o al menos a mí, como Hannibal, más tranquila pero rítmica y pegadiza a la vez.

El álbum cierra con Jamelia, canción para acabar de enamorarse de este gran disco que no tiene ningún desperdicio, es excelente de arriba a abajo. Este año estuvieron en el Primavera Sound, y los que vieron dicen que fue genial.







Y ahora llega la joya de la corona. Uno de los mejores discos de electrónica que he oído en mi vida. Es dubstep. Estoy hablando de BURIAL. No lo conocía, y la primera vez que lo escuché fue algo así como un flechazo a primera vista.

Creo que no hace falta ser un fan de las mesas de pinchar para que te mole. Es música salida de las entrañas de un tipo bastante modesto, que sólo quiere dedicarse a hacer lo que le gusta. Es más, estuvo ocultando su identidad un tiempo. Se ha especulado con que es un estudiante incluso.
Sólo tiene dos discos, pero vaya dos. Yo me quedo con Untrue, el segundo (2007). El otro día, aún en Escocia, vi el disco y no me lo pense dos veces. Lo cogí rápidamente. Es difícil encontrar estas joyas, a no ser que vivas en las capitales supongo.

Burial hace música para saborearla, salida de sus entrañas, está cargada de sentimiento. Y la parte vocal es inmejorable para el tipo de canciones que hace, es casi un sonido más. Sin la parte vocal, este tipo no sería tan maravilloso. Es una voz como de helio, una voz que se pierde entre la marea de exquisitos sonidos que crea. Canta con delicadeza y recorre tu cuerpo hasta que se te erizan los pelos. Creo que en mi vida he oído una electrónica tan profunda. Si con Caribou había que ponerse los auriculares, Burial no es menos.Y además cerrando los ojos. Porque aunque no lo creáis, si cerráis los ojos sois capaces de captar más sonidos. Es una experiencia brutal. Un disco indispensable de escuchar. Es difícil elegir alguna canción que resalte sobre otra. Está lleno de joyas.

Si la música tuviera cuerpo, probablemente Burial sería un ángel con una belleza indescriptible. Como podéis observar, me estoy flipando. Pero es que me parece una obra maestra. Es el típico disco que cada vez que le pegas una pasada descubres algo nuevo.

Y ahora date un viaje por los sentidos.







Y, finalmente, la más cargada emocionalmente: Forgive, es del primer disco. Sin palabras.

4 comentarios:

Chema dijo...

Joder, acabo de leer esto y me han entrado unas ganas brutales de escuchar los discos. De puta madre que hayas sobrevivido al viaje, se echaban a faltar tus recomendaciones. Salu2

arima dijo...

Muy bueno el blog Pablo, lo he leido de punta a cabo y veo tu pasion por la musica y los pixies (¡¡¡¡¡dios, los pixies!!!!!!!).
Me alegro que te vaya bien, un saludo de Salva.

Anónimo dijo...

esta entrada ha sido refrescante,no me suele gustar la electronica,Caribou es ... hipnotico. gracias por este descubrimiento

Pablo S dijo...

A Chema, ya tenía ganas de verte por estos lares. Tienes una cuenta pendiende con la electrónica.

A Arima, me alegro de que te guste el blog, yo me pasearé por el tuyo para darle recetas a mi madre xDD. Lo que de verdad celebro es que compartamos el fanatimos por Pixies

A Anónimo. Si no te importa, descúbrete, si no, tampoco pasa nada. Me gustan este tipo de comentarios. Hacéis que cada vez escriba con más entusiasmo.

1saludo a todos y gracias por perder el tiempo leyendo este bloggucho