lunes, 9 de noviembre de 2009

Larga vida a Pixies


Lo cierto es que llevaba algún tiempo meditando hacerme un blog: dios un blog, estoy loco... ¡¡un blog!! Sí, un importante paso. Tenía claro que quería hacerlo, pero no me apetecía. Lo que me ha llevado a ejecutar esta difícil elección ha sido encontrar el otro día los típicos rumores que suelen rodear a Pixies.
¿Y quiénes son Pixies? Me suenan de algo...

Pues para empezar es mi grupico preferido, así que muestra respeto y santíguate si es que crees en algo.
Pixies son un cuarteto de Boston que surgió a finales de los 80 y que se disolvió como una pastilla de Eferalgan en un vaso de agua, allá por 1993. Se componen del gordaco, Black Francis, que es el líder; el guitarrista, Joey Santiago; la bajista, Kim Deal; y el batería, Dave Lovering. Unos tipos bastante raros que tocan de puta madre.
La etiqueta que les corresponde se podría decir que es el "rock alternativo". Son los padres de la mayoría de grupos de rock alternativo o indie, dos etiquetas que me dan bastante asquete por cierto, de los 90. Entre sus discípulos podemos encontrar a grandes grupos de dicha década (y que siguen en activo) como Radiohead, Weezer o Placebo. Pero si alguien se tiene que considerar hijo de este grupo es Nirvana, el cual deberías conocer. El mismo Kurt Cobain llegó a decir en una entrevista: "intentaba crear la cancion pop definitiva, bueno lo que en realidad hacía era copiar a Pixies".
Y es que Nirvana explotó la fórmula que inventaron los Pixies, llegando así a la fama mundial. Esta fórmula no es otra que ruido, silencio, ruido, utilizada hasta la saciedad. El máximo exponente de esta receta lo podemos encontrar por ejemplo en "Smells Like Teen Spirit" de Nirvana.

Quizá Pixies no consiguió tanto éxito debido a que se adelantaron a su tiempo creando un tipo de rock desconocido hasta la época, ya que surgieron en pleno auge de teclados y sintetizadores: los 80, época en la que Michael Jackson o A-Ha eran los reyes del pollo frito. También influye que la discográfica 4AD no sea una multinacional. Estas razones han ocasionado que a pesar de que Pixies haya sido uno de los mejores grupos de rock de la historia, siga siendo de culto. Grupos españoles que podemos escuchar y que les hayan utilizado de principal influencia pueden ser Niños Mutantes, o los difuntos Sexy Sadie. Pocos grupos han dejado una huella tan importante con tan sólo 4 años y una vida tan corta.

Toda esta parrafada viene porque se reunieron en 2004 para hacer varias giras que llegaron hasta el 2006. ¿La razón del regreso? No es otra que su economía. Frank Black (cantante y líder) y Kim Deal (bajista) tuvieron que volver a verse las caras ya que no se tragan. Estas desavenencias son las que hicieron que en su día se deshiciera el grupo. Pero no es ninguna desaveniencia que el dinero no pueda pagar. En aquel periodo de conciertos, tocaron incluso en el FIB 2006, se estuvo especulando con que podrían sacar un nuevo disco.
El caso es que tras este parón, se ve que se han vuelto a quedar sin dinero, y han estado haciendo una gira por Europa (sin pisar España) y EEUU. Aunque esta vez la excusa de la reunión ha sido el vigésimo aniversario del disco
Doolittle. Han llegado a estar tan mal de dinero, que como se ve en el DVD Loud Quiet Loud (recuerda, su fórmula), grabado en la gira de 2004, uno de los integrantes incluso se dedicaba a sacar dinero haciendo trucos de magia.
También se está especulando ahora con que es posible que vuelvan a sacar un nuevo disco. Es algo arriesgado, ya que sería una pena mancillar una discografía tan tremenda con un disco mediocre ahora. Quizá sea mejor que no se arriesguen y sigan manteniendo el listón alto, mientras disfrutamos con himnos como Where is my mind, Here Comes Your Man o canciones tan emblemáticas como Monkey Gone To Heaven y Velouria... y tropecientas mil más.


http://www.4ad.com/pixies/
http://www.pixiesmusic.com/splash.html




video video video

1 comentarios:

Nosferatu dijo...

Vaya, otra vez, cuando al gordaco la plata le aprieta hace la maleta... y los Pixies se montan rapidamente en la furgoneta para tocar lo mismo que hace veinte años, pero yo los vería de nuevo, los de siempre tocando lo de siempre, porque es un placer escuchar a miles de personas tararear Where is my mind? o ver al capitán Santiago tocar la guitarra con un arco de violín mientras que vamos a júgar por la playa. LARGA VIDA A LOS PIXIES!